Puntos de recarga de vehiculos electricos en la Comunidad de Propietarios

Ante las recientes informaciones que se han venido produciendo en las ultimas semanas sobre la prohibición de vehículos diésel y gasolina para dentro de unos años, surgen muchas dudas sobre los puntos de recarga para los vehículos eléctricos que serán los utilizados en medio largo plazo

Respecto a las Comunidades de Propietarios, habría que recordar lo dispuesto en la Ley de Propiedad Horizontal, que en su articulo 17.5 recoge que “la instalación de un punto de recarga de vehículos eléctricos para uso privado en el aparcamiento del edificio, siempre que este se ubique en una plaza individual de garaje, solo requerirá la comunicación previa del interesado a la Comunidad. El coste de dicha instalación y el consumo de electricidad correspondiente serán asumidos íntegramente por el interesado directo en la misma”.

Según la LPH no se requiere ningún acuerdo alguno de la Junta de Propietarios, siempre que dicha instalación se ubique en la plaza de aparcamiento de titularidad privada.

Las únicas obligaciones que tiene el propietario interesado son:

  • Comunicar su intención por escrito al Presidente de la Comunidad de Propietarios
  • Soportar el coste integro de la instalación y los correspondientes consumos de electricidad

Estamos ante un caso extraordinario, en el que la LPH permita a un propietario ejecutar una instalación de uso privado sin tener que obtener la aprobación por parte de la junta de la Comunidad.

La ley no establece que plazo previo hay de comunicación, así como tampoco establece los requisitos mínimos que debe reunir esta, como por ejemplo proyecto de instalación, afección de elementos comunes, etc.

Por tanto, conforme se recorten los plazos para la prohibición del uso de vehículos diésel y gasolina, se irán publicando normativas, con las condiciones y requisitos actualizados, y que, desde Asesoría FCH, como Administradores de Fincas Colegiados, iremos informando puntualmente

 

 

¿QUÉ ES UN ASESOR?

Un asesor no es simplemente esa persona que se dedica a hacer las sumas y restas de tu empresa. Un buen asesor es ese profesional cualificado y colegiado que ha dedicado y dedica mucho tiempo a actualizar sus conocimientos sobre los constantes cambios que conlleva su profesión. Se forma continuamente para estar al día de las últimas novedades que puedan afectar a tu negocio.

Los buenos asesores son como los médicos de tu negocio. Detectan sus puntos débiles y te recomiendan la mejor medicina para solucionarlos. Te informan sobre los plazos de entrega de cualquier documentación. Te representan ante los organismos públicos: SEPE, hacienda, seguridad social, etc. Se ocupan de que tu empresa cumpla todas las obligaciones laborales, fiscales, mercantiles, contables o jurídicas a las que la administración obliga. Los buenos asesores son responsables y dedican muchas horas a tu empresa, y cuando algo le afecta a ella o a ti, no paran de pensar en posibles soluciones, llevándose muchas veces esas preocupaciones fuera de horas de trabajo.

Una de las principales tareas de tu asesor es encontrar la mejor alternativa para tu negocio tanto en términos de legalidad como de ahorro. Si además de estar siempre disponible cuando lo necesitas, es él el que se pone en contacto contigo, de manera periódica, y por propia iniciativa, está claro que tu negocio está en buenas manos. Sin duda, un buen asesor es el que se preocupa de tus problemas, el que celebra contigo tus éxitos, y siempre está cerca para animarte, aconsejarte o simplemente escucharte.

Si tienes claro que la salud de tu familia es lo más importante para ti, entonces ¿por qué dudas a la hora de contratar un buen asesor que cuide la salud de tu empresa?